Warning: Creating default object from empty value in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/update.php on line 39

Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 932

Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 933

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/unartists/unartists.org/wp-includes/update.php:39) in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/feed-rss2.php on line 8
United artists from the Museum http://www.unartists.org Tue, 03 Feb 2009 22:19:45 +0000 http://wordpress.org/?v=2.5.1 en Departamento de investigaciones postartistológicas http://www.unartists.org/2009/02/03/departamento-de-investigaciones-postartistologicas/% http://www.unartists.org/2009/02/03/departamento-de-investigaciones-postartistologicas/%#comments Tue, 03 Feb 2009 22:12:16 +0000 unartists http://www.unartists.org/?p=9 Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 932

Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 933

Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 932

Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 933

Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 932

Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 933

Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 932

Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 933

Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 932

Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 933

Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 932

Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 933

Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 932

Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 933

Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 932

Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 933

Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 932

Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 933

Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 932

Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 933

Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 932

Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 933

Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 932

Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 933

Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 932

Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 933

Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 932

Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 933

Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 932

Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 933

Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 932

Deprecated: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/unartists/unartists.org/wp-includes/kses.php on line 933

Strict Standards: Non-static method nggallery::get_option() should not be called statically in /home/unartists/unartists.org/wp-content/plugins/nextgen-gallery/nggfunctions.php on line 10
]]>
Strict Standards: Non-static method nggallery::get_option() should not be called statically in /home/unartists/unartists.org/wp-content/plugins/nextgen-gallery/nggfunctions.php on line 10

]]>
http://www.unartists.org/2009/02/03/departamento-de-investigaciones-postartistologicas/%/feed
La Bienal del hortelano http://www.unartists.org/2008/10/31/la-bienal-del-hortelano/% http://www.unartists.org/2008/10/31/la-bienal-del-hortelano/%#comments Fri, 31 Oct 2008 11:27:21 +0000 unartists http://www.unartists.org/?p=10 Strict Standards: Non-static method nggallery::get_option() should not be called statically in /home/unartists/unartists.org/wp-content/plugins/nextgen-gallery/nggfunctions.php on line 10
Domingo Mestre  Gracias a la atenta lectura de un puñado de documentación, y en particular del número especial de la revista Parabólica, “A propósito de la BIACS y las políticas culturales”, he llegado al convencimiento de que las Bienales de arte contemporáneo, como las olimpiadas o las exposiciones universales, son tan sólo herramientas publicitarias; lujosos eventos [...]]]>
Strict Standards: Non-static method nggallery::get_option() should not be called statically in /home/unartists/unartists.org/wp-content/plugins/nextgen-gallery/nggfunctions.php on line 10

Domingo Mestre

 Gracias a la atenta lectura de un puñado de documentación, y en particular del número especial de la revista Parabólica, “A propósito de la BIACS y las políticas culturales”, he llegado al convencimiento de que las Bienales de arte contemporáneo, como las olimpiadas o las exposiciones universales, son tan sólo herramientas publicitarias; lujosos eventos multimedia al servicio del marketing urbano que, en el mejor de los casos, tan sólo deberían usarse como artefactos de refuerzo en la lucha global de las ciudades por su visibilidad internacional.

 

La Bienal ha de servir para consolidar el liderazgo de una ciudad y una comunidad en materia de cultura. Eduardo Zaplana (ex presidente de la Comunidad Valenciana).

De lo que se trata es de revitalizar la industria turística mediante el acontecimiento “cultural”, a la vez que se “turistiza” la experiencia cultural. Rogelio López Cuenca (artista).

 

Si miramos a nuestro alrededor veremos que la organización de una Bienal internacional no puede considerarse una idea demasiado original, desde el momento que en la actualidad conviven decenas de proyectos de estas características. Ahora mismo, mientras escribo estas líneas, la segunda edición de la Bienal Internacional de Arte Contemporáneo de Sevilla (BIACS) está coincidiendo en el tiempo, al menos que yo sepa, con las Bienales de Sao Paulo, de Singapur, de Shanghai, de Kwangju, de Busán y de París. Al margen de las peculiares estrategias y características de cada una, todas ellas pugnan por atraer la atención de los mismos turistas, de los mismos especialistas y, sobre todo, la de los media con proyección internacional.

 

En el mundo salen bienales nuevas cada seis meses. Vicente Todolí (director de la Tate Gallery de Londres).

Es higiénico preguntarse para qué sirven las bienales. José Lebrero (Director del CACS de Sevilla).

 

En estas convocatorias, concebidas como puntuales (no) lugares de encuentro entre lo estético y lo mediático, es habitual el recurso al utópico programa emancipador de las viejas vanguardias artísticas. Poco más que vana palabrería puesto que, salvo excepciones por demostrar, nadie tiene hoy el menor interés en ir más allá de la oportunista tergiversación de unos pocos conceptos que todavía mantienen cierto prestigio social.

 

Es una Bienal de vanguardia dentro de una época y un tiempo que exige un compromiso universal en la relación arte-sociedad. Manuel Tarancón (ex conseller de Cultura de la CV).

El problema es que no hay más modelos sino fórmulas intercambiables entre turismo y consumo cultural. Catherine David (directora de la Documenta X de Kassel).

 

Quizás éste sea uno de los motivos por los que estos eventos, diseñados en exclusiva para la atracción y seducción de hipotéticos visitantes de alto standing, suelen inducir, casi como norma, una frustrante sensación de estafa entre la ciudadanía culturalmente motivada. Ciudadanía que, aunque en buena lógica debería ser la primera beneficiaria de la operación, tan sólo es invitada a presenciar de forma pasiva, según mandan los autistas cánones en vigor, como los escasos recursos disponibles desaparecen  alegremente dilapidados por terceros y sin dejar ningún sedimento que pueda considerarse trascendente o duradero.

 

La Bienal tiene un rendimiento intangible, independientemente de la cuestión contable. Alejandro Font de Mora (Conseller de Cultura de la CV).

Pero, ¿qué ha quedado de las instalaciones en los solares? ¿Nada? Aparentemente así es, pero si observamos detenidamente esas medianeras y espacios vacíos veremos que aún se pueden encontrar huellas del maquillaje artístico. Lo cual imprime más dramatismo, si cabe, a su abandono actual. Albert Esteve (historiador del arte refiriéndose a las intervenciones públicas de la II Bienal de Valencia).

 

Incluso es probable que este ciudadano malestar en la cultura forme parte de la propia dinámica interna del invento. Afirmación que no me parece nada descabellada en el caso de las celebraciones más espectaculares y grandilocuentes, que son también las que más suelen desentenderse del entorno real que las acoge. No obstante, el éxito de la fórmula bianual suele basarse más en la sencillez conceptual que en la complejidad. De hecho, estos eventos tan sólo exigen el firme apoyo institucional a la periódica acumulación de recursos, de infraestructuras y de capital. Sobre todo de mucho capital, tanto de procedencia pública como privada. Dinero en abundancia que servirá, en primer lugar, para la contratación de un genial director o curador de prestigio que aporte cierta sonoridad internacional al evento. Un personaje de renombre a quien se le pagará una millonada para que impulse un puñado de macro exposiciones de autor -cuantas más, peor- que a lo máximo que deben aspirar es a trivializar el trabajo de los artistas en grado suficiente como para hacerlo accesible al consumo masivo de los potenciales (y, en muchos casos, tan sólo imaginarios) turistas. 

 

Quizás el reto de una bienal hoy sea vestir el evento con un buen diseño. Ángela Molina (crítica de arte del diario El país).

El problema de la cultura comienza tanto cuando se le pierde el respeto, como cuando se le coloca bajo palio. Álvaro de los Ángeles (crítico de arte del diario Levante-EMV)

 

Por fortuna para comisarios, directores y gestores varios, los resultados formativos y culturales forman parte de esos intangibles que escapan con facilidad a los balances fiscalizadores. A pesar de ello, es bien fácil comprobar que los cambios más relevantes que han acompañado a la progresiva bienalización del arte contemporáneo en la ciudad de Valencia han sido el desmantelamiento, la censura o la paralización de los espacios públicos que mejor estaban funcionando (desde el Centro del Carmen del IVAM hasta el EACC) y la desaparición de la mayor parte de las becas o ayudas públicas destinadas a los artistas emergentes o sin carné del partido en el poder. Ante estas visibles secuelas, lo que más cuesta entender es que nadie se haya atrevido todavía a terminar con esta demoledora iniciativa.

 

Estamos consiguiendo transformar cuantitativamente y cualitativamente el panorama artístico valenciano y su imagen hacia el exterior. Consuelo Ciscar (ex Secretaria Autonómica de Cultura y actual directora del IVAM).

Fenómenos como la Bienal de Valencia (…) dibujan una realidad donde las ocurrencias de un círculo de iluminados determinan unas propuestas fastuosas soportadas financieramente por la configuración de las relaciones de poder en el gobierno autonómico, que no requieren de ninguna evidencia sobre su necesidad u oportunidad, que no definen ningún objetivo evaluable, que no determinan ningún espacio de debate público, que no establecen ningún vínculo con la sociedad civil, que se mueve en el terreno de lo opaco y que, finalmente y en lógica consecuencia, no tienen ningún efecto transformador de la realidad. Pau Rausell (economista).

 

Llegados a este punto, tal vez a alguien le pueda servir de algo el hecho de que, desde Valencia, señalemos las falacias y los errores más evidentes de nuestra ya mortalmente sentenciada Bienal. Ese trascendental y elegante acontecimiento artístico que hace apenas unos años nos fue presentado como la solución definitiva que habría de servir para situarnos de una vez en el mapa global de la alta cultura internacional.

 

 La situación de las bienales de arte es complicada: la de Valencia ha muerto, absorbida por la de Sao Paulo. J. A. (periodista del diario ABC, edición de Sevilla).

Estos festivales de arte contemporáneo no son otra cosa que una sustitución elefanta y performativa, un monumental hito temporal que desprecia del mismo modo que la escultura pública moderna las relaciones entre el espacio público, el hito simbólico y la ciudadanía. Pedro G. Romero (escultor)

 

En principio parece que se partía de una base muy poco consistente: la de que el mero hecho de aparecer puntualmente en algunos medios de comunicación internacionales iba a conseguir, por sí sólo, el prodigio de transformar a nuestra huertana y hasta un poco verdulera ciudad -sin apenas tradición burguesa ni gran interés por el consumo cultural- en la más cultivada y postmoderna capital europea.

 

La Bienal se está afianzando como el acontecimiento de mayor repercusión en el ámbito artístico internacional. Consuelo Ciscar.

La cultura (sus representantes teóricos) y su institucionalización por parte de las administraciones públicas, creen actualmente en cualquier tipo de espectáculo mediático como llave para cambiar las cosas en periodos de tiempo muy cortos, cuestión bastante dudosa y en muchos casos incierta. Santiago Cirujeda (arquitecto).

 

Espectacular portento que habría de haberse producido como consecuencia directa de la perfecta planificación que se había diseñado, ex profeso para Valencia, a partir de la sólida experiencia veneciana. Un infalible plan que imaginábamos basado en el perfecto conocimiento del mercado pero que, por lo que hemos visto después, tan sólo se sustentaba en el muy abultado presupuesto -y en el convencimiento de que, en justa correspondencia a tanta generosidad institucional, a nadie le iba a temblar la mano a la hora de manipular las cifras, tanto las de los gastos reales como las de las visitas o los supuestos impactos mediáticos.

 

No tengo vergüenza de ser considerado un importante experto de marketing. No es un delito. He hecho muchos proyectos, no sólo de moda, siempre de marketing cultural, y puedo decir, aunque es un poco vulgar, que los proyectos de mi equipo generalmente tienen un gran éxito. Luigi Settembrini (director de la Bienal de Valencia).

Estos señores ya han dado muestras de su cinismo y su desaprensión. Pues resulta que este comando sospechoso de italianos están montando una Bienal en Valencia que va a costar más de 900 millones de pesetas que saldrán del erario público. Y todo para hacer algo que nada tiene que ver con el arte, sino con el mundo de la moda. Es indignante. Eduardo Arroyo (pintor).

 

El más que discreto (y en algunos casos hasta bochornoso) resultado del primer intento, cuyos gastos reales duplicaron los que inicialmente se habían presupuestado, fue con toda probabilidad un factor determinante en la posterior huida hacia delante que, duplicando nuevamente el presupuesto oficial de la segunda edición, lo único que consiguió fue cuadruplicar los gastos reales. Autodestructiva reacción que tan sólo sirvió para acelerar la previsible bancarrota del proyecto global, transformando a la tercera versión de lo mismo, sin recursos ya ni para levantar polémicas, en una mera caricatura de lo que tan eufóricamente se nos había prometido.

 

Los objetivos se han cumplido todos, somos el punto de mira cultural. Consuelo Ciscar.

Participé en la Bienal [de Valencia] pero, tras la experiencia y viendo como ha evolucionado, he optado por suprimir esa línea de mi currículo. Joven artista bienalista.

 

Pese a la pública evidencia del desastre, los media afines no sólo disfrutaron cantando a coro sus alabanzas sino que colaboraron entusiasmados en la parodia. Alguno de ellos incluso tomó la iniciativa para hacer creer a los más despistados que lo que aquí se estaba haciendo era una insólita iniciativa con envidiable proyección de futuro. Descabellada presunción que a pesar de su evidente falsedad fue calurosamente acogida por nuestras miopes autoridades locales, algunas de las cuales vieron en este tipo de alucinados desvaríos nuevas oportunidades de representarse ante la ciudadanía como pioneros del mercadeo cultural.

 

San Sebastián tendrá una bienal que copia la fórmula de la de Valencia. Rafa Marí (periodista del diario Las provincias).

Estamos siendo modelo y punto de mira porque lo que propone Barcelona para 2004 lo hizo Valencia en 2001 y aquí no inventa la pólvora nadie. Consuelo Ciscar.

 

Sin embargo, el verdadero resultado de tanto autobombo y tan escasa autocrítica ha sido bien diferente del anunciado. Adonde nos ha conducido, por el momento, es a la inexistencia fáctica del producto ya que, según se ha anunciado, la próxima edición se limitará a trasladar a nuestra ciudad algunos de los contenidos de la Bienal de Sao Paulo, renunciando con ello a cualquier tipo de producción cultural propia. Una incomprensible involución que más que surrealista me parece incendiariamente dadaísta. Además, para completar el magno desatino, es probable que muy pronto haya que pagar una indemnización cercana al MILLÓN DE EUROS a Luigi Settembrini, fabuloso rescate que el citado Cavalieri exige a modo de compensación por NO ORGANIZARNOS NADA en la próxima ocasión.

 

[Si se hace sólo la muestra que viene de Sao Paulo] equivale a echar por la borda la inversión tan grande que se ha hecho en las tres ediciones anteriores. Luigi Settembrini.

Se trata de recuperar la cultura como una construcción de muchos y no como un espectáculo mediático; una construcción de la que seamos participes de su creación y no simples consumidores. Zaida Muxí (arquitecta).

 

Y así andamos ahora mismo por aquí, atrapados por las absurdas dinámicas de la mundialmente famosa Bienal inexistente. Un patético engendro en visible decadencia que, como El perro del hortelano, ni come ni deja comer; esto es: ni tiene ya existencia propia como acontecimiento artístico, puesto que la IV edición, el “Encuentro entre dos mares” apenas funcionará como descontextualizado mirror europeo de la actual Bienal de Sao Paulo, ni tampoco termina nunca de desaparecer, liberando de una vez los cuantiosos recursos públicos que su actual inexistencia continúa consumiendo.

 

Quiero creer que pueden pensarse otras concepciones del arte que hagan de las bienales formatos obsoletos. Alberto López Cuenca (profesor de arte en la Universidad de las Américas, México).

BIACS no. Arte todos los días. Plataforma de Reflexión sobre las Políticas Culturales de Sevilla.

 

]]>
http://www.unartists.org/2008/10/31/la-bienal-del-hortelano/%/feed
LA RED Y LA(S) TRAMA(S). [1] http://www.unartists.org/2008/10/28/la-red-y-las-tramas-1/% http://www.unartists.org/2008/10/28/la-red-y-las-tramas-1/%#comments Tue, 28 Oct 2008 11:33:23 +0000 unartists http://www.unartists.org/?p=7 Strict Standards: Non-static method nggallery::get_option() should not be called statically in /home/unartists/unartists.org/wp-content/plugins/nextgen-gallery/nggfunctions.php on line 10
Domingo Mestre (Publicado en Archipiélago nº 41, Barcelona, Ed. Archipiélago, 1999)  La liberalización del acceso público -y sobre todo privado- a esa maraña telemática que mediáticamente se denomina la Red ha tenido como consecuencia la aparición de ilimitadas expectativas sobre las posibilidades del nuevo medio. El incumplimiento o frustración de gran parte de estas esperanzas no ha [...]]]>
Strict Standards: Non-static method nggallery::get_option() should not be called statically in /home/unartists/unartists.org/wp-content/plugins/nextgen-gallery/nggfunctions.php on line 10

Domingo Mestre (Publicado en Archipiélago nº 41, Barcelona, Ed. Archipiélago, 1999) 

La liberalización del acceso público -y sobre todo privado- a esa maraña telemática que mediáticamente se denomina la ha tenido como consecuencia la aparición de ilimitadas expectativas sobre las posibilidades del nuevo medio. El incumplimiento o frustración de gran parte de estas esperanzas no ha evitado que se presente en el imaginario colectivo como la de , la madre de todas las . Y también de todas las trampas puesto que no debemos olvidar que las primeras conexiones fueron creadas por los servicios de inteligencia USA con la finalidad de hacer indestructible su sistema de comunicación militar.

Es a esta visión reificada de la a la que nos vamos a referir ahora aunque siempre convendría tener presente que una cosa es la y otra, bien diferente, la(s) trama(s) que la componen y sostienen. Esta(s) trama(s) está(n) siendo tejida(s) a partir de las múltiples interacciones que se estan dando entre millones de hilander@s, gente anónima que se desenvuelve perfectamente en la sin necesidad de nombre ni apellidos -o con pasaporte falso-, las cuales están hilando sus propias conexiones hipertextuales a partir de los intereses o necesidades que a cada cual afectan y, supuestamente, sin demasiada conciencia del resultado global de su actividad.

En principio, la característica diferencial de estas iniciativas respecto a otras, de corte similar, que puedan estar llevándose a cabo al margen de su inserción en la , es la base radicalmente horizontal y rizomática de la que se parte. Nadie que haya navegado por las virtuales puede negar que allí comparten el mismo estatus de partida, tanto la más modesta iniciativa individual como la más prepotente campaña estatal o empresarial -aunque esto no acabe de ser del todo cierto dado que los grandes buscadores privilegian la información de quienes pagan por ser más visibles; no es lo mismo, por tanto, aparecer en la referencia 222 que en la primera posición de la lista que devuelve el buscador-.[2] Igualmente hay que aceptar que el más “pelado” de los participantes en cualquier foro de debate público tiene la posibilidad, al menos teórica, de replicar, en pie de igualdad, al más docto de los sabios o de los gurus que pululan por la -siempre y cuando lo que se diga no se entrecruce con los intereses particulares del moderador/administrador del foro, ellos son quienes acostumbran a reservarse el derecho de censura sobre lo que debe o no hacerse público.

En cualquier caso, la diferencia es notablemente ventajosa respecto a las condiciones en que se da la participación pública en el mundo que consideramos real. En su contra habría que anotar que la suma total de estas iniciativas es la que está sustentando la construcción de esta post-utopía que al principio hemos llamado, enfáticamente, la . Y que esto es así, lo quieran o no sus autores. Al fin y al cabo, si la es el espejo del Capital (Bey) y es virtud de éste sacar partido hasta de sus más purulentas dolencias ¿cómo no había de hacerlo, entonces, de sus propios reflejos especulares aunque éstos se quieran, de partida, negativos?

Desde esta perspectiva, la función última de todas estas prácticas, incluso la de la disidencia cibernética -y quién sabe si no será éste el argumento por el que se tolera desganadamente su existencia-, sería la de constituir, junto al resto de las producciones de la , una amorfa multiplicidad unitaria construida a imagen y semejanza de la vida -pero que no se confunde con ella-, un cibernético y pascual que, al igual que el misterio de la santísima trinidad, deberá servir para explicar y confundir al tiempo lo que sería el gran “secreto” a voces del nuevo Milenio: la entronización de la como la gran Divinidad postindustrial. Milagro post-postmoderno y postespiritual que sólo ha podido conseguirse mediante la previa desterritorialización colectiva de los flujos del deseo -mediante la mecanización mediática de las máquinas deseantes- y su posterior reterritorialización virtual en un éxtasis electrónico, presuntamente interactivo, que se está revelando tan inmanente como trascendente. Inmanente, decimos, en cuanto a lo que la significa como destino de nuestra propia “naturaleza”. Naturaleza que, por otra parte, no puede ya ser otra que la de los media en los tiempos del espectáculo integrado (J. Saborit). Trascendente, también -o al menos eso le suponemos-, en cuanto se dé por cierto lo que nos están diciendo los que mandan: “vamos a superar nuestro histórico retraso económico y cultural subvencionando el acceso doméstico a los ordenadores y a ” (J. M. Aznar) y los voceros divulgadores de la tecnociencia: “el cuerpo está obsoleto” (Stelarc).

A pesar de que no es exactamente eso lo que nosotros percibimos, nos vemos obligados a reconocer que la incidencia social de este proceso de mitificación de la -entendida ya como sinónimo y paradigma de todas las nuevas tecnologías- es imparable y, de alguna forma, Telépolis (J. Echeverrría) acabará imponiéndose como el nombre más adecuado para referirse a eso que nos venden como Futuro. No obstante, situados como estamos en el “límite del caos”, cualquier deriva resulta posible y, tal vez, seamos nosotros quienes andemos un tanto despistados. Con un poco de suerte, los confortables “cosmopolitas domésticos” quizás lleguen algún día a organizarse y acaben, finalmente, convirtiéndose en la reencarnación descarnada del viejo sujeto revolucionario. ¡Quizás! Lamentablemente, también me parece más que posible el deslizamiento hacia un fundamentalismo tecnológico que estaría apuntando ya a la exclusión de los desconectados.

Al respecto, sirva para ilustrar este punto una anécdota extraída del entorno más cercano: un buen amigo me contaba consternado, hace unos días, el drama que estaba afectando a su único hijo, un chaval de 10 años al que ellos intentan educar con la mejor de las intenciones. Sucede que, en estos momentos, los compañeros del niño en el cole, una escuela laica que sigue el envidiable modelo educativo de un país vecino, no quieren jugar con él y le están haciendo el vacío porque lo consideran “diferente”. El motivo de la exclusión no es ni el color de su piel, ni su denominación de origen, ni, por supuesto, sus apetencias sexuales -todavía, supongo, polimorfas e indefinidas-; el motivo es que el chaval no sabe absolutamente nada de vídeo-juegos ni de consolas, amén de ser un extravagante al que le gusta mucho leer y dibujar pero casi nada ver un cacharro llamado televisión cuya programación habitualmente le aburre.

Cuál podría ser la solución para el problema -si es que, en este caso, existe alguno- pero también cuál es el grado de responsabilidad que podrían tener los padres en el proceso de marginación que estaba viviendo su hijo son algunas de las preguntas que acongojaban a mi amigo cuando me lo contaba y que, tal vez, puede resultar interesante replantearse aquí. Cuánta es la capacidad de incidencia real y de libre maniobra que nos resta a los de a pie para actuar de forma autónoma, al margen o al través de la imparable evolución tecnológica, es algo que me viene interesando a mí, desde hace tiempo.

Nuestra conclusión provisional apuntaría que los intentos de ignorar la transformación sociocultural que se está produciendo están condenados, por principio, al fracaso. En este sentido considero que al igual que la negativa personal a utilizar el automóvil no excluye a nadie del riesgo de ser atropellado ni del resto de sus efectos secundarios (diversos tipos de contaminación, etc.) y sí de sus posibles ventajas (?), tampoco la resistencia desde el afuera, puesto que no se me ocurre dónde podría localizarse, ahora, un exterior tecnocultural, puede llevarnos a otro sitio que al de la automarginación. Marginación que, en este caso, parecería ser programática -a ella están condenados, a priori, los 2/3 de la población mundial que en estos momentos carecen de teléfono- y, por ello, totalmente inocua para el desarrollo global de la tecnociencia en el marco de la cibercultura. 

Es, por tanto, desde el entredós de esta cibercultura, ese posicionamiento que nos sitúa con un pie dentro -de la - y con el otro fuera -de la trampa-, desde donde existe, a nuestro juicio, mayor capacidad para incidir, a contracorriente, en lo que “nos pasa”. Quizás ya haya gente que esté actuando así y la masiva respuesta popular que ha tenido la reciente “Cumbre de Seattle” -algo que se ha organizado desde la pero que ha conseguido actuar fuera de ella (Claramonte)-, nos pueda dar algunas pistas sobre lo que es posible hacer -y deshacer- en estos momentos. El verdadero peligro parece que estaría ahora tanto en en la desintegración por exceso de aceleración como en la paralización, ya sea ésta por embelesamiento ante los fuegos fatuos de la o por el pánico irracional frente a lo desconocido-.

Aceptar simplemente la bondad de lo que nos dan, tal como nos viene dado, supone, de entrada, renunciar a jugar el juego de nuestras propias vidas -y de salida convertirse en uno de esos muertos vivientes de los que habla Bey-. Rechazar, aristocráticamente, el marco que nos ha tocado en suerte tampoco presenta unas perspectivas demasiado halagüeñas -más allá del dandismo inherente a este tipo de posturas- y, si bien puede servirle a algunos privilegiados para salir del paso, poco más se puede esperar a nivel colectivo de este tipo de gestos en un entorno que cada día se muestra más globalizado.

En este sentido me parece que si nos olvidamos tanto de la propaganda oficial de la tecnociencia como de los maximalismos escatológicos para observar atentamente lo que (nos) está pasando, veremos que lo que anda en juego en todo esto es, como siempre, la voluntad de poder; y la estructura de este poder -que no la de la voluntad- es bastante similar a la de la energía e inherente a la dinámica de los sistemas complejos. De ahí, por tanto, que el poder no sea susceptible ni de crearse -de donde no hay, me temo que nada se va a poder sacar- ni de destruirse; el poder parece que sólo puede subvertirse temporalmente (Woods) y, más allá de los cambiantes modos que presente, conviene no olvidar nunca que la fórmula de la supervivencia está basada -y siempre lo ha estado- en las sinergias. De ellas, caben esperar mucho todavía en relación con las tácticas de aprovechamiento y reutilización de las nuevas tecnologías por los de abajo.

 

 


[1] Texto elaborado a partir de nuestra intervención en el simposio “Incidencias - Disidencias” celebrado en noviembre del 99 en la Universidad de Alicante. Puesto que con ella se cerraba el encuentro, en estas líneas se deslizan referencias explícitas a lo expuesto por el resto de los participantes que fueron Caroline Basset, Hakim Bey, José Luis Brea, Jordi Claramonte, Fred Forest, Arthur Kroker, Mariano Maturana, Lebbeus Woods y los increibles chicos de la ARTMark Corporation.

[2]  Aunque el buscador Google ya estaba funcionando desde finales del año anterior la versión en español aún no era operativa en el momento de escribir estas líneas.

]]>
http://www.unartists.org/2008/10/28/la-red-y-las-tramas-1/%/feed
Notas de partida para Transformaciones culturales de una sociedad en red http://www.unartists.org/2008/10/22/notas-de-partida-para-transformaciones-culturales-de-una-sociedad-en-red/% http://www.unartists.org/2008/10/22/notas-de-partida-para-transformaciones-culturales-de-una-sociedad-en-red/%#comments Wed, 22 Oct 2008 22:11:33 +0000 unartists http://www.unartists.org/?p=3 Strict Standards: Non-static method nggallery::get_option() should not be called statically in /home/unartists/unartists.org/wp-content/plugins/nextgen-gallery/nggfunctions.php on line 10
Intro. La sociedad industrial dominante en las modernas democracias occidentales está basada en estructuras de organización altamente jerarquizadas, que se sostienen sobre principios fundamentalmente económicos (producción y distribución de la riqueza) que, a grosso modo, se podrían sintetizar en un solo postulado: la producción en masa de -y para y el consumo de- las masas. [...]]]>
Strict Standards: Non-static method nggallery::get_option() should not be called statically in /home/unartists/unartists.org/wp-content/plugins/nextgen-gallery/nggfunctions.php on line 10

Intro. La sociedad industrial dominante en las modernas democracias occidentales está basada en estructuras de organización altamente jerarquizadas, que se sostienen sobre principios fundamentalmente económicos (producción y distribución de la riqueza) que, a grosso modo, se podrían sintetizar en un solo postulado: la producción en masa de -y para y el consumo de- las masas. A esta forma de organización industrial se le denomina y presupone la producción masiva y en cadena de los bienes de consumo para una sociedad en constante desarrollo, con puestos de trabajo alienantes que, no obstante, liberan suficiente tiempo para el ocio consumista, condición imprescindible para que el capital obtenido durante el periodo laboral pueda retornar en forma de masivo consumo.

A partir de los años 70 del siglo pasado, la sociedad industrial entra en crisis, fundamente por la cada vez más importante influencia de los sectores de la comunicación y de la información, y son muchos los autores que empiezan a utilizar el prefijo post, sobre todo a partir del contundente análisis que Lyotard hace de la crisis de los grandes relatos de la ilustración en “La condición posmoderna”. Se habla a partir de entonces de sociedad postindustrial, de etc. pero también de otras formas de entender la modernidad como la que propone Ulrich en La sociedad del riesgo. En síntesis este último modelo de interpretación de lo que nos pasa presupone que el mito de la redistribución de la riqueza inherente a la hipertrofia de la producción masiva oculta, en realidad, una redistribución o socialización de los riesgos. La tesis de , que considera este enfoque otra forma de sacar adelante el proyecto de la modernidad, es que es imposible compatibilizar ambos aspectos, puesto que el crecimiento o la disminución de cualquiera de ellos implica un aumento o depreciación equivalente en el otro, de forma que más riqueza supone siempre más riesgos y menos riesgos suponen, mientras no se demuestre lo contrario, menos riqueza,

Estructuras organizativas. El esquema jerárquico piramidal es la figura fundamental, heredada de las organizaciones militares basadas en la disciplina, que ordena la producción no sólo de los objetos de consumo sino también de los saberes, estructurados tradicionalmente como cadenas causales en las que determinado conocimiento se deduce siempre del capítulo anterior del libro a la vez que presupone la posibilidad de una conclusión u una continuación. Este esquema, que es el propio del formato libro como contenedor de los saberes, es puesto en cuestión con el desarrollo de la Sociedad de la Información que se superpone, cada vez con más fuerza, sobre la sociedad Industrial y constituye otra de las facetas a tener en cuenta de la citada Sociedad del Riesgo. El desarrollo de , pero también la aparición de nuevos modelos de producción como el (producción de automóviles personalizados para una sociedad hiperindividualizada) van desplazando progresivamente los modelos piramidales a los que se les superpone la flexibilidad e indestructibilidad de los modelos en propios de la industria de la información y del conocimiento. Estructuras cerradas y altamente jerarquizadas como la familia o los Estados Nación entran en crisis y cada vez toman más importancia las sociales, tanto institucionales como de base, al tiempo que los tentáculos de las empresas trasnacionales diseminan los centros de poder, tanto para eludir las cargas fiscales como para influir de forma no directamente perceptible en los débiles gobiernos de los Estados Nación. En esta línea, más que posmoderna, hay quienes hablan ya de la existencia real de un del Capital (M. Hardt y A. ), ubicuo, reticular y descentralizado, que no es exactamente el de los USA aunque a menudo se confunda con él, y que es el que gobierna, de facto, el funcionamiento actual del mundo.

El modelo de la es el de un producto de origen militar, diseñado para garantizar la integridad de las comunicaciones frente a las agresiones físicas contra cualquier parte del sistema. Superada la etapa en que el modelo contenía valor estratégico, el invento se puso en manos de la población civil que, progresivamente, ha ido creando un universo paralelo, de carácter virtual, que está transformando sustancialmente nuestra forma de vida. Con el inicio del milenio, la incorporación de nuevas tecnologías que facilitan la interactividad ha propiciado la aparición de la Web 2.0 también denominada . La web 3.0 es, de momento, tan sólo un concepto que busca la forma de hacer negocios con las nuevas sociales creadas a partir de las últimas innovaciones tecnológicas. Uno de los desafíos más interesantes podría ser el de encontrar o diseñar creativas formas de socializar esos futuros negocios.

]]>
http://www.unartists.org/2008/10/22/notas-de-partida-para-transformaciones-culturales-de-una-sociedad-en-red/%/feed